¿Qué cura la Hidroterapia?

Autor: Saludae.com 22 Diciembre 2010 en Actualidad sobre Saludae
¿Qué cura la Hidroterapia? Cada vez son más los centros que deciden realizar tratamientos de hidroterapia

La hidroterapia consiste en tratar de manera natural las dolencias del cuerpo con agua. Contribuye a la prevención y curación de diversas enfermedades gracias a la presión que el agua ejerce sobre el cuerpo mediante una serie de baños ya sean parciales o totales. Esta presión actuará principalmente sobre el sistema nervioso y la circulación sanguínea.

El principal uso de la hidroterapia es curativo, siendo una de las más seguras y económicas para poner remedio a problemas corporales. Generalmente, el agua mejora las condiciones físicas, alivia el dolor, proporciona sensación de bienestar y relaja el organismo, volviéndolo también más flexible. La hidroterapia es buena para problemas circulatorios (varices, hemorroides, etc.), diversos dolores (artritis, lumbalgias, artrosis, cefaleas) y también para algunos problemas de la piel como pueden ser dermatitis o psoriasis.

Dependiendo del problema que queramos prevenir o tratar aplicaremos la hidroterapia de una u otra manera. Puede ser de forma general, local, caliente, fría, con temperaturas alternas, con envolturas, frotaciones o compresas. Hay que tener muy claro que técnica se debe utilizar en cada caso ya que algunas patologías podrían descompensarse.

En la hidroterapia hay una serie de normas que siempre debemos tener en cuenta y respetarlas, como por ejemplo:

  1. Si nuestro cuerpo está frío no podemos aplicar agua fría, antes debemos calentarlo y después de la aplicación de frío debemos hacer algo para entrar en calor, ya sea secándonos, haciendo ejercicio o abrigándonos.
  2. Si la aplicación es caliente, debemos terminarla siempre con una aplicación fría que sea de corta duración. Esto refuerza el efecto que produce el agua caliente.
  3. Esta terapia no puede realizarse antes o después de las comidas ni utilizando productos con sustancias tóxicas como el tabaco, café, alcohol…) ya que puede resultar contraproducente.

Es muy importante saber que, sea cual sea la técnica elegida para una sesión de hidroterapia, nuestro cuerpo debe quedarse siempre con una sensación agradable sin palpitaciones, mareos ni nada malo. Si en algún momento nos sintiéramos así deberíamos abandonar el tratamiento y decantarnos por otra de las muchas terapias alternativas existentes.

Foto: Jarizalud

Autor: Saludae.com

Deja tu comentario

Ver